Aquellos Dias

Recuerdo un tiempo en que empezé a andar con una casada, fué una buena temporada porque ella me compraba mis cachibaches, tiliches y a veces me rascaba la espalda y me estripaba mis barros. Me hacía galletitas, pasteles y además me preparaba unos guisos riquisimos.

Me gustaban mucho el acto de sexo, yo en ese entonces a penas me iniciaba en esos menesteres. Ella hacía casi todo el trabajo, se ponia arriba de mi y se movia rriquisimo, cuando se agotaba se ponia de a perrito o de misionero y a veces tenía pedos vaginales y cuando eso ocurria nos moriamos de risa y nos besabamos. Sus Chichis se escurrian entre mi boca y mis dedos. Mmmm.

A veces la acompañaba al super y le cargaba las bolsas y ella a cambio me compraba un botesito de lucas y juntos disfrutabamos de la serie de moda: Thundercats.

Los fines de semana, que nos podiamos ver, juntos jugabamos Atari hasta que se tenía que ir muy triste.

Una vez olvidó sus calzones en mi casa. Jijijijiji.

Todo era Felicidad hasta que un día su marido me quería agarrar a madrazos y al querer pegarme le dió un infarto.

Ese día aprendí que no debo meterme con mujeres mayores de 60 años.

Chinguen a su madre los que me acusen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: