El Viaje A ixtlan

Aunque pase el tiempo, no dejaré de sentirme así.
Hoy no estoy haciendo nada, ni estudiando ni nada, y sin en cambio mi sintemiento de vacío sigue aqui.

-¿Cuál fue el resultado final de aquella experien¬cia, don Genaro? -pregunté.
-¿Resultado final?
-Digo, ¿cuándo y cómo llegó usted por fin a Ixtlán?
Ambos echaron a reír al mismo tiempo.
-Conque ése es para ti el resultado final -comentó don Juan-. Digamos entonces que no hubo ningún resultado final en el viaje de Genaro. Nunca habrá ningún resultado final.
¡Genaro va todavía camino a Ixtlán!
Don Genaro me miró con ojos penetrantes
y luego volvió la cabeza para observar la distancia, hacia el sur.
-Nunca llegaré a Ixtlán -dijo.
Su voz era firme pero suave, casi un murmullo.
-Pero en mis sentimientos . . . en mis sentimientos pienso a veces que estoy
a un solo paso de llegar. Pero nunca llegaré. En mi viaje, ni siquiera
encuentro los sitios que conocía. Nada es ya lo mismo.
Don Juan y don Genaro se miraron. Había algo muy triste en sus ojos.
-En mi viaje a Ixtlán
sólo encuentro viajeros fantasmas -dijo suavemente don Genaro.
No entendí a qué se refería. Miré a don Juan.
-Todos aquellos con los que Genaro se
encuentra en su camino a Ixtlán son nada más seres efímeros…

Kyn&Sum

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: